Conceptos básicos de la herramienta Pluma de Photoshop

Conceptos básicos de la herramienta Pluma de Photoshop

Los tipos de archivos de foto más comunes: jpg, .png, .tif, etc. Son diferentes formatos de imágenes en mapa de bits (o imágenes Bitmap). Están conformadas por una acumulación de píxeles dispuestos en forma de cuadrícula, de manera que cuantos más píxeles tenga la imagen, mejor definida y más nítida se verá, o dicho de otro modo: mayor cantidad de píxeles implica mayor resolución. Si se amplían las imágenes en mapa de bits, también se amplía también su estructura de píxeles, haciéndose evidente que están construidas a base de “cuadraditos de colores”.

 

Por otra parte están las imágenes vectoriales, que son dibujos geométricos que ha generado el ordenador mediante cálculos matemáticos. Como no están constituidas por píxeles, se pueden ampliar ampliar o reducir sin que pierdan calidad.

 

Photoshop trabaja principalmente con imágenes en mapa de bits, pero tiene una pequeña “sección” de herramientas para el dibujo vectorial. De todas ellas, vamos a ver a modo introductorio como funciona la Pluma (la normal, no la de Forma libre ni la de Curvatura); que viene a ser algo así como la piedra angular de las herramientas de dibujo vectorial:

 

 

El video anterior muestra cómo crear un dibujo vectorial con la pluma. Vamos a ver ahora donde ha ido han ido a parar esos vectores, o Trazados, que es como los llama Photoshop:

 

 

Pero no siempre seguiremos perfectamente el perfil de una figura a la primera (de hecho, muy pocas veces), por eso acabaremos realizando pequeños ajustes y modificaciones a las formas vectoriales ya dibujadas:

 

 

Cómo acabamos de ver en los vídeos precedentes, trabajar con la herramienta Pluma consiste en ir clicando sobre el lienzo para crear una serie de puntos que Photoshop se encarga de unir. La línea que recorre todos esos puntos es el dibujo vectorial. Ahora bien, hasta ahora hemos visto que los puntos se unen por líneas rectas, pero también pueden unirse mediante curvas, para ello, en lugar de clicar sobre el lienzo hay que pinchar y arrastrar, como veremos en el siguiente vídeo:

 

 

Pero a veces no basta con crear una curva continua, habrá ocasiones donde necesitemos que la curva entre en el punto de trazado con una dirección, pero salga con otra; y mira tu por donde, justamente esto es lo que explica el vídeo de debajo:

 

 

Al principio cuesta entender y manejar las curvas Bézier. A parte de trabajar con la herramienta pluma de Photoshop para ir adquiriendo experiencia, aquí tenéis un enlace a un juego online que ayuda a entender mejor y practicar esta característica del dibujo vectorial: http://bezier.method.ac. Cada pantalla del juego presenta una breve indicación del dibujo a realizar, mostrando donde deben hacerse los clics (para ver la indicación varias veces, clicar sobre el botón “Replay Tutorial” que se encuentra abajo en la pantalla).

 

 

En el siguiente enlace: http://shape.method.ac, se encuentra otro juego online que ayuda también a entender cómo manejar los tiradores Bézier. En cada pantalla deberemos ajustar la curvatura de los trazados, y clicando sobre el botón “COMPARE” sabremos cuanto nos hemos acercado a la forma correcta.

 

 

 

En resumidas cuentas, el manejo de la herramienta Pluma reside en crear puntos que se unirán mediante líneas rectas o curvadas; tan simple como eso. Así que espero que esta entrada del blog haya servido para quitar el tedio y las suspicacias que produce esta herramienta cuando se utiliza por primera vez.

 

Si se quiere trabajar con las mismas imágenes que aparecen en los vídeos, aquí debajo tenéis los links para descargarlas de Pixabay, una excelente (y maravillosa) página para obtener vídeos y fotos de manera, no ya gratuita, sino que también legal:

 

 

 

 

¡Un saludo y hasta el siguiente post!

Escribe un comentario